Una ONG siempre requerirá de organizaciones o instituciones que le colaboren con la difícil tarea de sacar adelante sus iniciativas sociales. Esto nunca es fácil de conseguir. Muchas veces las oportunidades de sacar adelante una organización social son más difíciles, esto nos obliga a reconocer la colaboración de aquellos que han creído en nosotros y en nuestro trabajo.

Entre ellos reconocemos cuatro tipos de colaboradores: Los primeros responden a establecimientos educacionales que nos han permitido captar voluntarios/as desde los 15 años. Con ello poder ofrecer y acompañar a los jóvenes en experiencias de solidaridad que les aporte a su formación como persona, en la construcción de buenas personas y futuros profesionales.

Los segundos, al igual que los primeros, responden a instituciones de educación pero en este caso son de educación superior. Esto lleva a que futuros profesionales que además de estar cursando una carrera, sea esta técnica, profesional o universitaria, optan por dedicar parte de su tiempo a la experiencia del voluntariado.

Así también reconocemos a Municipalidades y servicios que nos han ayudado y orientado en la realización de nuestras intervenciones en sus territorios. Estos son fundamentales, pues se trata de organismos que conocen el día a día de sus vecinos y usuarios, lo que muestra que conocen mejor que nadie tanto sus realidades como necesidades.

Y por último, es importante reconocer a los privados que nos apoyan y brindan oportunidades que nos permiten realizar tareas que van desde la recolección de recursos hasta la difusión de nuestras actividades, pasando por la realización de ellas en sus espacios y recintos.

Captación de Voluntarios(as) Secundarios

Captación de Voluntarios(as) Ed. Superior

Colaboradores Públicos Permanentes

Colaboradores Privados